¿Que es el fraude de seguro?

Insurance fraud

Cada año, el fraude de seguros les cuesta a los consumidores alrededor de $150 mil millones en costos de tarifas de seguros adicionales. Los consumidores pagan el precio del fraude por el hecho de que las compañías de seguro dividen el costo de las reclamaciones entre los asegurados. El fraude de seguro puede ser cometido por una persona o compañía asegurada, o hasta por una compañía de seguros.

¿Qué es el fraude de seguro?

Simplemente, el fraude de seguro se trata de cuando los asegurados injustamente se aprovechan de su compañía de seguro para obtener beneficios que no les corresponden. Por ejemplo, el exagerar los costos de la reparación de un auto, para conseguir una indemnización adicional.

También, las compañías de seguro de auto, casa, vida o negocio podrían cometer fraude a través de la venta de una póliza falsa a clientes, o con robo de las primas de seguros por parte de un agente.

¿Qué efecto tiene el fraude de seguros?

El fraude de seguro es unas de las razones por las que suben las tarifas de seguro todos los años. Tratándose del fraude cometido por alguien asegurado, aunque los reclamos fraudulentos constituyen solo el 1% del total de los reclamos de seguros, otros asegurados tienen que pagar por los errores de los culpables.

La industria de seguros mide la cantidad de reclamos fraudulentos hechos por clientes al rastrear la cantidad de ‘reclamaciones cuestionables’ cada año. Una reclamación cuestionable es una a la cual mandan a una oficina sin fines de lucro, en donde revisan el caso más a fondo, basándose en los indicadores de fraude.

Por otra parte, el fraude de parte de las compañías de seguro por vender pólizas falsas o con el robo de primas de seguro, también afecta directamente a los clientes. Así que, esto quiere decir que el fraude no solo es problema de las compañías de seguro, sino que de todos los clientes asegurados.

Por lo típico, hay dos tipos de fraude que se cometen de parte de los clientes asegurados. Se trata del “fraude duro” o el “fraude suave”.

Fraude Duro

El fraude duro implica obtener dinero de parte de la compañía de seguro con el falsificar o inventarse un robo, incendio, accidente, o lesión. A veces, esto implica usar la ayuda de un empleado como cómplice dentro de la compañía de seguro.

Un ejemplo extremo del fraude duro es el quemar el hogar de uno deliberadamente, para conseguir la recompensa de la compañía de seguro. En muchas ocasiones, no solo es ilegal el fraude de seguro, pero el acto que se comete para obtener el dinero de una reclamación también suele implicar el cometer un acto criminal adicional, como el incendiar una casa.

Fraude Suave

En cambio, el fraude suave implica el intencionalmente exagerar un reclamo legitimo para tratar de conseguir un pago mayor de parte de la compañía de seguro. En otras palabras, el reclamo en si puede ser legítimo, solo que el titular de la póliza podría exagerar los gastos de un accidente.

Asuntos Legales

Debido a las consecuencias serias que pueden resultar de ambos tipos de fraude de seguro, todos los estados en EE. UU. clasifican el fraude de seguro como un delito. Este crimen es una táctica favorita del crimen organizado, y el tipo de seguros con el fraude más común es el seguro de automóviles. Al nivel federal, legisladores han promulgado leyes que extienden las sentencias del fraude en caso de que el acto llegue a costarle una vida o lesión a alguna persona.

El protegerte de los costos de fraude de seguro es imprescindible, y Infinity Insurance está dedicado a ofrecer el mejor servicio y valor por tu confianza. Asegúrate de tener un equipo de personas confiables cuando conduzcas tu vehículo. Llama a un agente de Infinity al 1-800-INFINITY u obtén una cotización en línea hoy mismo.

Los artículos del Centro de conocimiento tienen el único propósito de informar y no proporcionan asesoramiento legal. Debes contactar a un abogado para obtener asesoramiento legal para cualquier problema jurídico. El uso de este sitio web o de cualquier enlace que aparece en la página web no crea representaciones ni garantías de ningún tipo, ni expresas ni implícitas, sobre la exhaustividad, exactitud, fiabilidad, adecuación o disponibilidad del sitio web o la información, productos, servicios o gráficos que figuran en el sitio web. Confiar en esta información, será por lo tanto, estrictamente bajo tu propio riesgo.