Enviar Mensajes de Texto Mientras Manejas: una Combinación Peligrosa

Aunque los teléfonos celulares han existido por tres décadas, el peligro de enviar mensajes de texto mientras se maneja se ha vuelto más alarmante en los últimos años. Hemos hecho de los teléfonos celulares una parte importante de nuestra vida diaria. Los usamos para hacer llamadas, enviar mensajes y correos electrónicos, jugar, entablar conversaciones cara a cara, como dispositivos GPS, como reproductores de música y mucho más.

De acuerdo con la National Highway Traffic Safety Administration, la distracción de conductores ocasionó el 18 por ciento de todos los choques letales en el 2010. Cada vez que usamos el teléfono celular, mientras estamos al volante, no sólo ponemos en riesgo nuestra propia vida sino también la vida de los demás. Aunque los adolescentes son más vulnerables a distraerse mientras conducen (de acuerdo a una encuesta, el 11% de los conductores entre 18 y 20 años que se vieron involucrados en un accidente automovilístico, admitieron haber estado utilizando sus teléfonos cuando ocurrió el incidente); todos corremos el riesgo a ser seducidos por nuestros amados teléfonos.

De acuerdo con la Governors Highway Safety Association, 41 estados y D.C. (Distrito de Columbia) han prohibido completamente el envío de mensajes de texto al conducir. Las excepciones son Arizona, Mississippi, Missouri, Montana, Nuevo México, Oklahoma, Carolina del Sur y  Dakota del Sur. Esto significa que nuestro país aún tiene un largo camino por recorrer en términos de leyes que regulen el envío de mensajes de texto al conducir.

La forma más fácil de evitar un accidente es evitar distracciones. Ten esto en mente:

  • Apaga tu teléfono. Recibir mensajes, llamadas y notificaciones mientras conduces son un factor de gran distracción. Aún si no respondes a estas alertas, continuarás pensando de qué se trata y estarás con la tentación de echar un vistazo.
  • Detente para contestar. Si tienes que contestar el teléfono o responder un mensaje urgente, oríllate.
  • Utiliza a tus pasajeros. Si viajas con más personas, pídele a alguien que te lea los mensajes o que responda el teléfono por ti.
  • Familiarízate con las leyes de tu estado. Así tendrás un incentivo extra para mantenerte alejado de distracciones.
  • No vale la pena un accidente. Ni siquiera las mejores o peores noticias. Todo puede esperar, de eso puedes estar seguro.

Enviar textos mientras manejas no es ser eficiente. Es una actividad irresponsable que pone en peligro tu seguridad y la seguridad de otros. Desviar tu mirada del camino, aún por una décima de segundo, podría ser fatal. Si tienes adolescentes en casa que están aprendiendo a manejar, muestrales las cifras, enséñales las consecuencias y vuélvete su mejor ejemplo.