Tu guía sobre cómo echar combustible a tu vehículo

Fueling Options

Durante una semana típica, probablemente hagas una serie de compras regulares como de leche, huevos, pan… y gasolina. Poner combustible en tu auto es una de esas cosas que haces sin pensar, pero elegir el tipo de combustible incorrecto podría causar problemas más graves que elegir el tipo de leche incorrecto. ¿Cómo sabes qué tipo usar, y qué sucede si echas el tipo incorrecto?

¿Qué tipo de combustible debo usar?

Hay varios lugares en tu auto que podrías checar para determinar qué tipo de combustible necesita tu vehículo: regular, de alto octanaje, o diésel.

  1. Mira la parte de adentro de la puerta que cubre tu depósito de gasolina. Debería de haber una etiqueta allí que indica el tipo de combustible que se debe usar.
  2. Busca una etiqueta cerca de tu medidor de combustible. Si tu auto necesita gasolina de alto octanaje o diésel, puede que haya una etiqueta en este lugar.
  3. Lee el instructivo del auto. Debería de haber una sección para fluidos y especificaciones donde puedes encontrar el tipo de combustible que se debe usar.

Si has personalizado tu motor, puede que ahora necesite un tipo de combustible diferente. Si tienes un motor turbo o sobrealimentado, necesitarás usar gasolina de alto octanaje. Del mismo modo, los autos motores de alto caballo de fuerza, autos deportivos y autos de lujo necesitarán gasolina de alto octanaje. Si tu vehículo no pertenece a ninguna de esas categorías específicas, es más probable que solamente necesite gasolina regular.

Otra manera de determinar qué tipo de combustible debes usar es escuchar el motor de tu auto al ralentí. ¿Escuchas sonidos metálicos o golpes extraños? Puede que necesites usar gasolina de alto octanaje en vez de regular. Añade un incrementador de octanaje a tu gasolina regular. Si los sonidos cesan, empieza a usar gasolina de alto octanaje.

¿Qué podría pasar si usara el tipo incorrecto?

Si repostaste regular, pero necesitas gasolina de alto octanaje

No pasa nada. Lo más probable es que tu motor tenga sensores avanzados que detecten el error. El motor ajustará el arranque y ritmo de inyección del combustible automáticamente. Puede que te des cuenta de unos cambios del manejo tu auto, pero no debería de causar daños permanentes.

Si repostaste gasolina de alto octanaje, pero necesitas regular

No sucederá nada. No esperes que tu motor vaya a venirse abajo, pero ¡no esperes que vaya a tener súper poderes tampoco! Un combustible con un nivel de octanaje más alto no mejorará ni dañará un auto que necesita gasolina regular. Sólo te costará más para repostar.

Si repostaste diésel, pero necesitas regular o gasolina de alto octanaje

Las diferentes partes de tu motor no recibirán suficiente lubricante en este caso. Probablemente te vayas a encontrar con problemas. Puede que todavía llegues a tu destino, pero se necesitarán reemplazar algunas partes de tu motor.

Si echaste regular o gasolina de alto octanaje, pero necesitas diésel

No esperes que vayas a poder llegar a tu destino. Escucharás un ruido que indica mal funcionamiento, como cascabeleo, y el auto se detendrá. Necesitarás llamar a un mecánico para que pueda limpiar el depósito y cambiar el filtro de combustible.

Si te das cuenta de que pusiste el tipo de combustible incorrecto pero todavía no has arrancado el auto, estás de suerte. Puedes llamar a un mecánico de inmediato para evitar más problemas con tu motor. Un mecánico puede prevenir los problemas mencionados arriba vaciando y limpiando el depósito de una manera segura para que nada dañino llegue al motor. Es un error que podrías hacer sin querer o sin saber, así que ¡asegúrate de prestar atención!

Para conseguir tarifas excelentes en tu seguro de auto, visita nuestra página para cotizaciones de seguro de auto.

Los artículos del Centro de conocimiento tienen el único propósito de informar y no proporcionan asesoramiento legal. Debes contactar a un abogado para obtener asesoramiento legal para cualquier problema jurídico. El uso de este sitio web o de cualquier enlace que aparece en la página web no crea representaciones ni garantías de ningún tipo, ni expresas ni implícitas, sobre la exhaustividad, exactitud, fiabilidad, adecuación o disponibilidad del sitio web o la información, productos, servicios o gráficos que figuran en el sitio web. Confiar en esta información, será por lo tanto, estrictamente bajo tu propio riesgo.