Consejos para preparar tu auto para el invierno

Car driving on road in winter

Al igual que nos sucede a los seres humanos, los autos también necesitan un cuidado especial durante los meses de invierno para que éstos operen de forma adecuada. En este artículo vamos a compartir varios consejos para preparar tu auto para el invierno y asegurar su correcto funcionamiento.

Pero antes de que nos adentremos en los detalles, es importante saber cuándo debes tener tu auto preparado para afrontar el invierno. Por lo general, deberías hacerlo unas semanas antes de que las temperaturas comiencen a bajar, y esto suele suceder antes del Día de Acción de Gracias en los Estados Unidos. Ésta podría ser una buena oportunidad para seguir los pasos que compartimos a continuación y tener tu auto listo para el invierno.

Revisar la presión de la llanta

Cuando las temperaturas fluctuan, es habitual que las presión de las llantas baje. Por eso, es importante que revises la presión cada mes, especialmente durante el invierno.

Si tus llantas no están lo suficente infladas, su auto no va a funcionar bien y podría gastar más gasolina de la necesaria cuando estés manejando.

En el caso de que vivas en un área que alcanza temperaturas inferiores a los 40 grados de Farenheit en invierno, es recomendable que compres llantas que sirvan para todas las estaciones. Y, si además, en tu ciudad se llegan a temperaturas por debajo de los cero grados farenheit, es recomendable que tengas llantas especiales para el invierno.

Reparar grietas en la luna

Otra cosa que debes tener en cuenta a la hora de preparar tu vehículo para temperaturas invernales es comprobar si hay grietas en la luna. Si es así, debes repararlas antes de que empiece a hacer frío.

Un pequeño rasguño podría convertirse en una grieta enorme cuando las temperaturas empiezan a cambiar de forma drástica. Aprovecha el clima templado para adquirir un kit y arreglar el rasguño antes de que llegue el frío.


Del mismo modo, revisa el estado de los limpiaparabrisas, y si ves que necesitan ser cambiados, siempre puedes echar un vistazo al artículo que escribimos con instrucciones para cambiar los limpiaparabrisas de tu auto.

Mira el estado de tu batería

Las baterías tienden a sufrir en los meses de invierno, y por ello, también deberías incluirlos en tu revisión rutinaria. Pide a un mecánico que revise el estado de tu batería cuando vayas a cambiar el aceite. Generalmente, las baterías tienen una vida de 3 años, pero en ocasiones pueden durar hasta 5 años en función de cómo y cuánto manejes.

Inspecciona los frenos y sus luces

Aunque este siguiente consejo aplica a todas las estaciones del año, es especialmente importante revisar los frenos y las luces de los frenos en invierno. Esta medida no sólo te ayudará en tu seguridad en la carretera sino también en garantizar la visibilidad a otros conductores.

Lleva un kit de primeros auxilios

Por último, asegúrate de llevar siempre un kit de primeros auxilio en la cajuela de tu vehículo. Algunos de los artículos que deberías incluir son: unas cobijas, una linterna, ropa extra, rasqueta, y chalecos reflectantes. Para más información sobre cómo crear tu kit de primeros auxilios, te recomendamos que leas el artículo enlazado que compartimos hace unos meses.

Aunque no es difícil preparar tu auto para el invierno, sí que es algo que lleva tiempo y compromiso. Por ello, en Infinity Insurance queremos ayudarte a hacer las cosas más fáciles a la hora de obtener tu seguro de auto. Llama hoy al 1-800-INFINITY para hablar con uno de nuestros amigables agentes o visita nuestra página web para recibir una cotización gratis en minutos.

Los artículos del Centro de conocimiento tienen el único propósito de informar y no proporcionan asesoramiento legal. Debes contactar a un abogado para obtener asesoramiento legal para cualquier problema jurídico. El uso de este sitio web o de cualquier enlace que aparece en la página web no crea representaciones ni garantías de ningún tipo, ni expresas ni implícitas, sobre la exhaustividad, exactitud, fiabilidad, adecuación o disponibilidad del sitio web o la información, productos, servicios o gráficos que figuran en el sitio web. Confiar en esta información, será por lo tanto, estrictamente bajo tu propio riesgo.