Cambiar el filtro de aire: ¿Con qué frecuencia debes hacerlo?

car filter in car

Es algo que sucede de vez en cuando. Llevas tu auto al taller mecánico para hacer la revisión, y el mecánico regresa para decirte que necesitas cambiar el filtro de aire. Lo más probable es que te muestre el aspecto que tiene el filtro y te dará un estimado de lo que costaría cambiarlo.

¿Te suena esta situación? El filtro de aire es algo que se debe cambiar cada determinado tiempo para asegurar que el motor funciona correctamente. Pero, ¿con qué frecuencia deberías cambiarlo? y, ¿ puedes hacerlo tú mismo? En este artículo compartimos varios consejos de mantenimiento relacionados el filtro de aire.

¿Qué es el filtro de aire?

Se trata de un filtro hecho de papel que evita que la suciedad y el polvo accedan al motor para que éste pueda funcionar correctamente. Si el filtro está sucio y no se cambia cuando es necesario, la suciedad podría entrar dentro del motor de tu vehículo y afectar su rendimiento.

Generalmente, el filtro se encuentra ubicado detrás de la guantera, o junto a los pedales del conductor.

¿Con qué frecuencia deberías cambiar tu filtro?

Esto depende mucho de la frecuencia con la que conduces y cómo cuidas tu auto. Normalmente, el filtro de aire se debe cambiar cada 15,000-30,000 millas. Si habitualmente manejas en caminos no asfaltados, tal vez necesites cambiarlo más a menudo. Si, por el contrario, no conduces asiduamente, puede que cambiarlo cada tres años sea suficiente.

¿Cuánto cuesta cambiar un filtro?

Los filtros de aire no son caros. Puedes encontrar una pieza en la tienda de autos por 15-25 dólares. Después, tendrás que tener en cuenta lo que el mecánico te pueda cobrar por la mano de obra.

Si decides cambiarlo tú mismo, podrás ahorrar ese gasto, y usar el dinero extra para cambiar el aceite. Pero, ¿es complicado cambiar el filtro? Lo cierto es que no. Cambiar el filtro de aire es uno de los trabajos mecánicos más sencillos que existen. No necesitas ninguna herramienta especial para cambiarlo.

Tal y como hemos mencionado arriba, el filtro de aire se encuentra detrás de la guantera. Abre tu vehículo y ubica el compartimento del filtro de aire. Si no sabes qué aspecto tiene, la carcasa es de color negro y suele estar hecha de plástico. Una vez lo ubiques, abre la caja y quita el filtro sucio, y reemplázalo con uno nuevo. Cierra la caja y voilà, ya está listo.

Este cambio no debería de llevarte más de 15 minutos.

¿Cuáles son los beneficios de cambiar el filtro?

Anteriormente, en este artículo se ha mencionado que un filtro de aire limpio ayuda a proteger tu motor para que éste funcione correctamente.

Pero, además de esto, algunos de los beneficios de cambiar el filtro asiduamente tienen que ver con el ahorro de gasolina. Ten en cuenta que si éste se encuentra sucio, el motor necesitará más gasolina para que funcione correctamente. Un filtro limpio también ayuda a reducir las emisiones contaminantes que perjudican a la atmósfera.

Como ves, una tarea tan sencilla podría ayudar a tu vehículo y al medio ambiente de muchas maneras. Recomendamos que, cada vez que lleves tu auto al mecánico, éste revise el estado de tu filtro. Si el mecánico te dice que debes cambiarlo, dile que te lo pensarás y sigue las instrucciones de arriba para hacer calmbio tú mismo.

Es importante comprobar que tu vehículo se encuentra en buen estado, pero también lo es revisar que tu póliza de seguro está al día. Si no sabes el tipo de cobertura que tienes o si estás interesado en cambiarte de compañía de seguro, llama a uno de nuestros agentes al 1-800-INFINITY para que te ayuden con tus opciones de seguro. También puedes visitar nuestra página web para recibir una cotización en línea.

Los artículos del Centro de conocimiento tienen el único propósito de informar y no proporcionan asesoramiento legal. Debes contactar a un abogado para obtener asesoramiento legal para cualquier problema jurídico. El uso de este sitio web o de cualquier enlace que aparece en la página web no crea representaciones ni garantías de ningún tipo, ni expresas ni implícitas, sobre la exhaustividad, exactitud, fiabilidad, adecuación o disponibilidad del sitio web o la información, productos, servicios o gráficos que figuran en el sitio web. Confiar en esta información, será por lo tanto, estrictamente bajo tu propio riesgo.