La evolución de calificaciones de seguridad en autos

crash-test-dummies-vehicle-safety-rating

En las últimas décadas, los avances tecnologicos son evidentes en todos los aspectos de nuestra vida diaria. Desde el teléfono inteligente hasta las mejoras en los vehículos. El cambiante nivel de seguridad del auto es un factor muy importante, no solo para quien esté considerando comprar un vehículo, sino para otras instancias institucionales, como las agencias que dan calificaciones de seguridad en autos. Estas organizaciones han transformado sus normas y reglas durante las últimas décadas.

Retrocedamos en el tiempo para ver los cambios en los reglamentos de la seguridad del vehículo entre la década de los setenta y hoy en día.

Surgen las agencias que califican los vehículos

En los Estados Unidos, hay dos organizaciones autorizadas para hacer pruebas de choque para evaluar la seguridad de los autos que están a la venta al público. Fueron fundadas por razones diferentes, pero ambas jugaron un rol importante al ayudar a desarrollar las normas de seguridad de los vehículos:

National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA) Esta institución surgió en 1970. En español, su nombre equivaldría a Administración Nacional de Seguridad en el Tráfico en las Carreteras.

Insurance Institute for Highway Safety (IIHS) - Esta organización se fundó en 1959. Al traducirlo al español, su nombre correspondería con Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras.

Las labores de las dos organizaciones comenzaron apenas en 1970, y aunque en su época parecían innovadoras, hoy nos damos cuenta de que todavía faltaba mucho por mejorar.

Qué hacen las agencias

Actualmente, NHTSA se dedica a mucho más que dar calificaciones de seguridad en autos tras las pruebas de choque. Al ser una agencia federal de los Estados Unidos, también se dedica a administrar el sistema de número de identificación del vehículo (conocido como VIN en inglés), y a desarrollar los maniquíes que se usan en las pruebas de choque.

Por su parte, el IIHS es una organización sin fines de lucro, y hoy en día, además de dar calificaciones de seguridad en autos, también se dedica a investigar la seguridad de productos como los asientos de seguridad de niños y el diseño de las carreteras.

Las pruebas de choque

1970-1990:

En 1979, debido al incremento en el número de accidentes fatales, NHTSA comenzó a realizar su primera ronda de pruebas de choque. En realidad, estas pruebas tenían poco parecido con las que se hacen en la actualidad.

En la primera ronda, se pusieron a prueba a 35 vehículos del modelo de 1978. Entre las pruebas que se hicieron destaca una que consistía en hacer chocar un auto directamente contra una pared a una velocidad de 30 millas por hora.

La verdad es que la mayoría de los autos reprobaron esta prueba, pero pasar este tipo de exámenes se hizo parte de un reglamento obligatorio en 1982

Uno de los vehículos con la peor fama por haber reprobado fue el Ford Pinto de 1972, el cual tenia la tendencia de encenderse en llamas si se le chocaba por detrás, ya que tenía el tanque de gasolina muy expuesto.

Video de la prueba de choque al 1972 Ford Pinto

1990-2000:

A medida que evolucionaban los exámenes de seguridad del vehículo, se podía ver más claramente qué tan importante era la seguridad del auto.

Pasado el tiempo, en 1993 NTHSA empezó a usar un sistema de cinco estrellas para dar calificaciones de seguridad en autos. El objetivo de este sistema era educar a quienes están buscando comprar un auto.

2000-2018:

Después, en 2010, se anunció una versión mejorada de su sistema de cinco estrellas o “Five-Star Safety Ratings”, que proveería más información para el público.

Hoy en día el IIHS también califica la seguridad de los autos usando otro sistema de pruebas, y premia a los vehículos más seguros con el codiciado título de “Top Safety Pick”.

Con los avances de los estándares de seguridad del vehículo, el nivel de seguridad del conductor y de los pasajeros del auto ha subido drásticamente.

Muchas compañías están mejorando la seguridad de sus vehículos, aunque algunos modelos se han quedado atrás. Un ejemplo es el Audi A4 de 2012, al que el IIHS dio la calificación de “Poor” (Pobre), basado en el resultado que se muestra en este video.

Evalúa la seguridad antes de comprar un auto

Cuando estés pensando en comprar un vehículo, sea nuevo o usado, sigue estos consejos para informarte sobre su seguridad:

  • Trata de buscar vehículos cuya calificación sea como mínimo de cuatro estrellas del NHTSA y que tengan el título de Top Safety Pick del IIHS.
  • Si tu prioridad es la seguridad, tu mejor opción será elegir algo más que un auto chico y liviano.
  • Si compras un carro usado, consulta el sitio del NHTSA para asegurarte de que el carro no tenga un recall pendiente, lo que significa que el fabricante del carro anunció un fallo a corregir en el auto.

Una vez te hayas decidido por el vehículo de tus sueños, también necesitarás tener tu auto asegurado. Llama a uno de nuestros agentes al 1-800-INFINITY para conocer las distintas opciones o visita nuestra página web para recibir una cotización gratis.

Los artículos del Centro de conocimiento tienen el solo propósito de informar y no proporcionan asesoramiento legal. Debes contactar a un abogado para obtener asesoramiento legal para cualquier problema jurídico. El uso de este sitio web o cualquiera de los enlaces que aparecen en la página web no crean representaciones ni garantías de ningún tipo, expreso ni implícito, sobre la exhaustividad, exactitud, fiabilidad, adecuación o disponibilidad del sitio web o la información, productos, servicios o gráficos que figuran en el sitio web. Confiar en esta información, será por lo tanto, estrictamente bajo tu propio riesgo.

Los artículos del Centro de conocimiento tienen el único propósito de informar y no proporcionan asesoramiento legal. Debes contactar a un abogado para obtener asesoramiento legal para cualquier problema jurídico. El uso de este sitio web o de cualquier enlace que aparece en la página web no crea representaciones ni garantías de ningún tipo, ni expresas ni implícitas, sobre la exhaustividad, exactitud, fiabilidad, adecuación o disponibilidad del sitio web o la información, productos, servicios o gráficos que figuran en el sitio web. Confiar en esta información, será por lo tanto, estrictamente bajo tu propio riesgo.