Un Mantenimiento Regular a Tu Auto Puede Prevenir Reparaciones Costosas

No te esperes a que sea demasiado tarde, dale mantenimiento a tu coche periódicamente

Muchas personas no llevan su automóvil a una revisión de rutina, hasta que tienen encima los problemas mecánicos o van a hacer un viaje por carretera. Es muy fácil acostumbrarse a no llevar el coche al taller, pero a la larga puede resultar muy costoso. Llevar tu coche periódicamente al taller ayuda a que las reparaciones o averías sean menores antes de que se conviertan en reparaciones costosas. Ya sea que hayas adquirido un auto nuevo recientemente o lleves muchos años con tu automóvil, considera los siguientes consejos si deseas cuidarlo mejor:

Consulta el manual para saber qué tan seguido debes de llevar tu auto a una revisión o mantenimiento de rutina. Si no le haces los mantenimientos de rutina a tu coche, puede que la garantía no sea válida. Si perdiste el manual de tu auto, pídele una copia a la agencia donde compraste tu auto o puedes bajarlo del Internet.

Prepara tus preguntas antes de llegar al taller mecánico. Haz una lista de las cosas que quieres que le revisen o le den mantenimiento a tu auto. Tacha de tu lista las cosas que le van revisando y no te vayas hasta que todo en la lista haya sido revisado. Cada vez que lleves tu auto al mecánico pide que le revisen:

  • El nivel del aceite y su estado. El aceite se debe de cambiar cada 3,000 a 7,000 millas. El filtro del aceite se debe cambiar cada vez que le hacen el cambio de aceite a tu auto.
  • La condición de las llantas y frenos. Para que las llantas funcionen óptimamente deben de ser balanceadas y rotadas; los frenos y balatas pierden su fuerza con el uso.
  • Revisar la instalación de las mangueras, bandas y válvulas; esto aunque parece insignificante, puede causar daños a otras partes de tu auto que son más costosas.
  • Los niveles de todos los líquidos incluyendo el anticongelante, el líquido de la dirección hidráulica, el líquido de la transmisión, el líquido de los frenos y el líquido de los limpiaparabrisas.

Evalúa el tipo de ruta que usas con más frecuencia para entender el comportamiento de tu auto. Si manejas más que nada en zonas residenciales donde haces paradas frecuentes, tu auto necesitará cambios de aceite con mayor frecuencia. El manejar sin hacer paradas continuas, da mejor rendimiento en la gasolina y desgasta menos tu auto.

Encuentra un mecánico que sea de confianza y no te cambies de taller. Usar el mismo taller te puede ahorrar dinero y tú mecánico, al estar familiarizado con tu auto, puede darse cuenta de problemas recientes o que estén a punto de desarrollarse. No es complicado mantener tu coche en óptimas condiciones, más vale prevenir que lamentar, si le haces los mantenimientos de rutina necesarios.