¿Cómo Identificar un Auto Defectuoso?

Cuando compras un carro usado, de un particular, es de esperarse algunos problemas pero no demasiados. Si el vehículo tiene un montón de problemas, lo más probable es que tengas ante ti un vehículo defectuoso. Siempre debes de hacer una prueba de manejo y llevarlo a una revisión completa con un mecánico de confianza. Antes de que te molestes en hacer todo esto, tu mismo puedes darte una idea si el vehículo vale la pena.

Revisa el Millaje

Revisar el millaje te dará una buena idea de la condición del vehículo. Incluso, si le han hecho sus mantenimientos correspondientes, es de esperarse ciertas reparaciones cuando el auto llegue a cierto número de millas. Si el coche tiene alrededor de 60,000 millas y tiene una banda de distribución en lugar de una cadena o correa de distribución y el vendedor no puede comprobar el reemplazo de la banda, es de esperarse que tengas que ser tú el responsable de ese mantenimiento. Las bandas fluctúan en precio, dependiendo del año, marca y modelo del vehículo. Los autos con muchas millas también necesitarán mantenimiento de la batería, el alternador, la bomba de agua, los frenos y la suspensión. Esto es normal, pero lo que no es normal y te puede indicar que el vehículo tiene problemas mecánicos es que todo necesite reparación al mismo tiempo.

Revisa los Líquidos y Mangueras

Los líquidos deben de estar en su nivel correspondiente y las mangueras no deben de tener fugas. No debe de oler a quemado el líquido de la transmisión. Si huele a quemado, esto indica un problema con la transmisión. El aceite no debe de estar espeso y pegajoso, tampoco debe de tener partículas blancas. Si al sacar el medidor de aceite, notas que el aceite se ve lechoso, lo más seguro es que el auto tenga un problema con los empaques. Esto es un indicativo de problemas adicionales como por ejemplo: que la bomba del agua esté rota, el radiador no funciona o una fuga previa en alguna manguera.

Revisa los Frenos, La Suspensión, La Dirección y Las Llantas

Si los bujes están desgastados o el vehículo rebota más de una vez cuando te recargas en la defensa, esto indica que existen problemas con la suspensión. El engranaje de la dirección hidráulica no debe de tener fuga. Si las llantas no se están desgastando al parejo, esto puede indicar un problema de alineación.

Luz del Motor

Si la luz del motor está encendida y el vendedor trata de convencerte con el típico “no es nada” y encoje los hombros, puede que el auto tenga uno o varios problemas con los sensores o la computadora. Algunas de estas reparaciones pueden ser costosas.

El vendedor debe de informarte si existe algún problema con el vehículo, por consiguiente debe de hacerte un descuento en el precio del auto. Si hay muchas cosas que requieran reparación, puede que tengas en tus manos un auto defectuoso. Aunque esto, usualmente, es causado por un mal mantenimiento o un manejo brusco del vehículo. Un auto usado con problemas mecánicos es diferente a un auto nuevo con los mismos problemas. Si tienes un auto nuevo defectuoso, el vehículo muestra los problemas inmediatamente al salir de la sala de exhibición. Muchos estados cuentan con leyes que cubren la compra de un vehículo defectuoso.