Asegura Tus Cuentas de Banco Protegiendo Tu Identidad Personal

¿Qué puede hacer alguien con tu identidad? Pueden usar tu nombre, tu dirección y tu número de seguro social para darse una vida de rey o reina a tu costa. No te conviertas en víctima. Prevén el robo de tu identidad, protegiendo tu información personal. A continuación te decimos como hacerlo:

En tu Hogar

Tu hogar puede ser tu refugio, pero los ladrones saben exactamente donde las personas guardan los documentos importantes. Es por esta razón, por la que debes de guardar en un lugar seguro los documentos que vas a necesitar para propósitos de los impuestos y las garantías y triturar el resto, incluyendo:

  • Recibos
  • Facturas
  • Solicitudes de crédito
  • Estados de cuenta
  • Otros documentos que tengan tu nombre, dirección o número de seguro social

Cuando Vas de Compras

El personal de ventas de las tiendas departamentales, a veces te preguntan tu dirección, tu número telefónico y tu código postal. Pregúntales la razón por la cual necesitan esta información antes de dárselas. Si es posible, haz la transacción sin revelar tu información personal. La tienda puede que proteja tu información mediante una encriptación de datos, pero los demás clientes que están en la fila detrás de ti pueden escuchar y no ser tan cuidadosos con tu información personal.

De igual manera, ten cuidado con tu tarjeta de crédito. Si la pierdes, llama al banco inmediatamente para cancelarla antes de que la usen para hacer cargos sin tu autorización.

También es bueno seguir los consejos del Social Security Administration (Departamento de la Administración del Seguro Social) y dejar la tarjeta de tu Seguro Social en casa. Con la tarjeta, los ladrones de identidad pueden abrir líneas de crédito a tu nombre y comprar cosas sin tener que pagar por ellas. Puede que no descubras que te han robado la identidad hasta que quieras comprar un auto o una casa; después de que el daño a tu crédito ya esté hecho. Esta es la razón por la cual debes de resguardar tu número de seguro social.

Por Internet

Nunca olvides que los falsificadores están esperando la oportunidad para robar tu información personal. El correo electrónico que recibes solicitando tu nombre, dirección y número telefónico, es muy probable, que sea de parte de una persona que tenga la intención de usar tu información para vaciar tus cuentas de banco. Así que, nunca le des tu información personal a nadie, incluyendo a las compañías. A menos de que estés completamente seguro que el mensaje es de parte de una compañía a la que le tienes confianza. Siempre llama al número del servicio a clientes en lugar de contestar el correo electrónico que te está pidiendo tu información personal.

No dejes que el navegador almacene tus contraseñas, de esta manera, proteges la privacidad de tus cuentas en línea. Asimismo, la Federal Trade Commission (Comisión Federal del Comercio) recomienda que uses diferentes contraseñas para cada sitio o cuenta. Utiliza una mezcla de letras, números y símbolos y asegúrate que los sitios que accedes protejan la información privada, como las contraseñas, con una conexión encriptada segura.

No le darías tu tarjeta de crédito a un desconocido y tampoco quieres que tu información personal o identidad sea pública. Esto significa que debes de hacer todo lo que esté en tus manos para proteger tu información personal y resguardar tus cuentas bancarias.